Endoso de Cheques- Derecho Uruguayo

Endoso de Cheques- Derecho Uruguayo

El Decreto Ley 14.412, de 8 de agosto de 1975, de Cheques (DLCh) ha reglamentado especialmente el endoso.

El endoso tiene el efecto de trasmitir la propiedad siempre que sea seguido de la entrega del documento (art. 21). Además, con su firma, el endosante se constituye en responsable solidario del importe del cheque.

I. Concepto de endoso

El endoso es el título requerido para poder trasmitir los títulos valores a la orden y, también, los nominativos. Mediante el mismo, el acreedor (endosante) pone a otro acreedor (endosatario) en su misma posición y lo inviste de los derechos que el título confiere.

A. Formalidades y enunciaciones del endoso

El art. 22 del DLCh establece que el endoso debe escribirse al dorso del cheque o sobre una hoja unida al mismo. De este modo, se da una ubicación precisa al endoso: nunca en el anverso, en que sólo han de figurar las enunciaciones propias del cheque, los cruzamientos y la sola firma del librador. El DLCh, expresamente, admite la utilización de una hoja de prolongación luego, también, prevista en nuestra legislación en materia de títulos valores por el art. 64 del Decreto Ley 14.701, de 12 de setiembre de 1977, de Títulos Valores  (DLTV). El DLCh establece en distintas disposiciones posibles enunciaciones .

El endoso puede consistir en la sola firma del endosante. Con ella basta para que quede perfeccionado el endoso (art. 22).

2. Fecha

Puede el endosante estampar la fecha en que el endoso se realiza, pero ello no es esencial. Ya señalamos que el art. 27 establece la presunción de que el endoso se ha efectuado en tiempo hábil: esto es, antes de transcurridos los plazos de presentación o de su vencimiento. También, ya comentamos la prohibición de antedatar endosos, lo cual puede configurar una conducta delictiva: falsificación de documento privado (art. 27, inc. 2).

3. Nombre del beneficiario

El endoso puede contener la designación del beneficiario. Cuando no se designa beneficiario, el endoso se llama en blanco (art. 22, inc. 2). Puede también endosarse al portador, en cuyo caso ese endoso vale como un endoso en blanco (art. 24).

4. Domicilio del endosante

Puede el endosante establecer en el cheque, al endosar, su domicilio a los efectos de que se cursen los avisos del no pago del cheque, en el caso de que no fuera atendido por el banco girado (art. 41).

5. Personería del firmante

Si el endoso se realiza por un mandatario o representante del beneficiario, debe mencionarse la cualidad en virtud del cual firma.

6. Cláusulas facultativas en el endoso

El Decreto Ley ha previsto que en el endoso se estampe la constancia “no endosable”, con la cual se limita la trasmisión posterior (art. 8, inc. 6). También, puede el endosante efectuar un cruzamiento o incluir la cláusula “para abono en cuenta“.

El Decreto Ley no ha previsto la inclusión de la cláusula “sin garantía“. El Decreto Ley previó expresamente que el librador no podrá exonerarse de responsabilidad, pero no prohibe que lo haga el endosante. Entendemos en consecuencia, que el endosante podría limitar su responsabilidad.

Sobre este aspecto, dicen Percerou & Bouteron: “La emisión de un cheque es un modo de pago y el librador no podrá retirar con una mano lo que ha dado con la otra. Los endosantes, al contrario, pueden descargarse de la obligación de garantía, que es normal en la negociación del cheque; pero no esencial“.

B. Modalidades de endoso

1. Endoso para cobranza

Puede realizarse un endoso no con el fin de trasmitir la propiedad sino para cobrar su importe. El beneficiario lo endosa a un mandatario para que éste lo presente al girado y reciba su importe.

El caso típico de endoso “en procuración” es el del beneficiario que endosa el cheque cruzado a favor de un banco para que éste lo cobre; o de quien endosa un cheque no cruzado a favor del banco en que tiene una cuenta corriente para que ese banco lo cobre en la Cámara Compensadora y deposite su importe en la cuenta.

El tenedor, en virtud de un endoso en procuración, no se hace dueño del cheque y por lo tanto no podrá transferirlo. Podrá endosarlo nuevamente, pero a título de procuración.

Cuando se ha endosado en blanco, sin establecer que ha sido en procuración, ese endoso se presume traslativo de la propiedad. Quien pretende que el endoso ha sido efectuado con la intención de conferir un mandato para el cobro, debe probarlo; pero no tiene derecho contra el tercero de buena fe, que ha recibido el cheque con un endoso aparentemente traslativo de propiedad.

2. Endoso en garantía

El DLTV  (DLTV), al regular el endoso de los títulos valores, prevé el endoso en garantía, en su artículo 46. Entendemos inaplicable esta norma en materia de cheques, por cuanto el art. 60 del Decreto Ley 14.412 penaliza la aceptación o exigencia de un cheque como medio de garantía de una obligación.

3. Endoso en blanco

El portador de un cheque endosado en blanco tiene tres posibilidades distintas, acordadas por el art. 23 del DLCh:

a. Puede completar el endoso en blanco, colocando su nombre o el de otra persona. En este último caso, como no es necesario que lo firme, no asume responsabilidad cambiaria.

b. Puede endosarlo nuevamente en blanco. Con su firma, refuerza las garantías del cheque pues a la responsabilidad del librador y del endosante suma la suya propia.

c. Puede entregarlo a un tercero, sin endosarlo y sin llenar el blanco. El cheque funciona, en este tercer caso, como un documento al portador, pues se trasmite por la simple entrega.

II. ¿Qué cheques deben ser endosados, qué cheques no pueden ser endosables y qué cheques pueden ser endosables?

A. Cheques a la orden

En principio, se establece que el cheque endosable es aquel librado a favor de persona determinada. Tratándose de cheques, el Decreto Ley 14.412 ha establecido que el cheque nominativo se presume a la orden, por lo cual son siempre endosables (art. 21). Es el mismo principio establecido en general para los títulos valores en el artículo 36 del DLTV que establece: “Los títulos valores expedidos a favor de determinadas personas se presumirán a la orden y se trasmitirán por endoso y entrega del título“.

B. Cheque depositado al cobro

Si el cheque se deposita al cobro en un banco distinto al girado, debe ser endosado por el beneficiario. Por el Decreto 703/87 se autoriza a que no se endose el cheque que recibe el banco girado para acreditarlo en la cuenta del beneficiario, en el mismo banco. En tal hipótesis, se sustituye el endoso por una constancia de que fue depositado en la cuenta del beneficiario.

Otra hipótesis prevista en el Decreto es la de cheques recibidos, por el banco, de organismos o empresas, públicas o privadas, con los que ha firmado convenios de recaudación de tributos o facturas para, una vez confirmados por los bancos girados, acreditarlos en la cuenta del beneficiario. En este caso, en la constancia a estampar al dorso del cheque, debe establecerse que el mismo será acreditado en la cuenta del beneficiario (identificando titular y número de cuenta).

C. Cheques no endosables

Existen prohibiciones para el endoso.

1. Cheques certificados

No se pueden endosar los cheques certificados por el banco girado (art. 51, inc. 3). El Decreto Ley, que ha reconocido a los cheques certificados, ha limitado su negociabilidad por razones que se explicarán al estudiar esta modalidad de cheques.

2. Cheques con cláusula “no a la orden

No se puede endosar el cheque que contenga la cláusula “no a la orden” u otra similar. Este cheque sólo puede ser trasmitido por la vía de la cesión de créditos no endosables (art. 8, inc. 2). Sólo en una hipótesis el cheque con esta mención podrá ser endosado: cuando el beneficiario lo haya cruzado especialmente, designando un banco en que tenga cuenta corriente. Al cruzarlo está encomendando a ese banco para su cobro y, a tales efectos, debe endosarlo a su favor. En este caso, el endoso no tiene por efecto trasmitir la propiedad del cheque sino que se trata de un mandato para el cobro. El banco designado cobrará el cheque y depositará su importe en la cuenta corriente del beneficiario.

3. Cheques con plazo de presentación vencido

No puede ser endosado el cheque cuando ha vencido el plazo para su presentación (art. 27, inc. 1). El artículo 27 no establece directamente la prohibición del endoso de cheques vencidos o de cheques con plazo de presentación caducado, sino que lo hace en forma indirecta al establecer que el endoso efectuado en tales casos “…sólo producirá los efectos de una cesión de crédito no endosable“.

De acuerdo a lo dispuesto por esta norma, el endoso de un cheque en los casos aludidos, no produce los efectos de un endoso sino los de una cesión. Si el beneficiario de ese cheque lo endosa, no obstante no ser endosable, su endoso no tiene la eficacia que la Ley atribuye a los endosos sino la que se le asigna por el Código de comercio a la cesión. En consecuencia, habrá que notificar al deudor, esto es, al librador y tendrá éste posibilidad de oponerse a la cesión. El cedente sólo asume responsabilidad por la legitimidad y existencia de crédito pero no contrae responsabilidad en cuanto al importe del cheque, ya que no responde por la solvencia del deudor, etc..

Para determinar si un endoso ha sido hecho en tiempo hábil, sería necesario que el endosante estableciera la fecha al firmar su endoso; pero la Ley establece una presunción: se presume que el endoso sin fecha se ha hecho antes del vencimiento de su fecha de presentación (art. 27, inc. 2). El Decreto Ley prohibe antedatar los endosos bajo pena de falsificación de documento privado (art. 27, inc. 3). Tampoco se puede endosar el cheque que se hubiera presentado al cobro y no hubiera sido pagado (art. 27, inc. 1).

D. Endoso del cheque al portador

Se puede endosar un documento al portador. En virtud de tal endoso, el endosante asume las responsabilidades correspondientes a cualquier firmante de un cheque.

El Decreto Ley precisa que ese endoso, agregado a un cheque al portador, no lo convierte en un documento a la orden, que requiera siempre el endoso para su trasmisión (art. 25). Cabe aclarar que el endoso de cheques al portador no cambia su Ley de circulación. El Decreto Ley precisa que ese endoso, agregado a un cheque al portador, no lo convierte en un documento a la orden, que requiera siempre el endoso para su trasmisión (art. 25). En consecuencia, no obstante el endoso, el cheque al portador puede ser trasmitido por simple entrega: “El endoso de un cheque al portador somete al endosante a la acción de regreso; pero no transforma el título en un cheque a la orden“. La entrega del título es suficiente para conferir los derechos de un propietario regular a su adquirente.

III. Legitimación

A. ¿Quiénes pueden endosar?

Puede endosar el beneficiario mencionado en el cheque y los sucesivos endosatarios.

B. ¿Quiénes no pueden endosar?

No se puede endosar el cheque nominativo cuyo beneficiario es el propio banco girado. Tampoco puede ser endosado el cheque que por endoso anterior se trasmitió al banco girado (art. 8, inc. 8).

Así lo establece el artículo 8, inciso 8, y lo reitera el artículo 24 que establece, en su inciso 1: “Es nulo el endoso del girado” .

1. Primera hipótesis

Se endosa por el beneficiario a favor del banco girado en el momento de presentarlo al cobro. El banco girado tiene como función pagar, cumpliendo con la orden de pago recibida de acuerdo a lo pactado en el contrato de cuenta corriente.

Con el pago efectuado por el banco girado, termina el ciclo de vida del cheque. Una vez pagado, no podría nuevamente ponerlo en circulación.

El banco girado no se hace dueño del cheque cuyo importe ha pagado. Cuando el último beneficiario endosa a favor del girado, ese endoso no tiene el significado de trasmitirle el cheque. El endoso cumple la función de documentar el recibo por parte del beneficiario del importe del cheque. Así lo establece el inciso final del artículo 24: “El endoso al girado vale como recibo… “. Es precisamente por eso que el banco girado, no puede seguir con la serie de endosos. Con el endoso del beneficiario a favor del girado, justificativo de su pago, termina la vida jurídica del cheque, que debe ser retirado de circulación.

El Decreto Ley agrega que el endoso a favor del girado no vale como recibo cuando se endosa a favor de un “establecimiento del girado distinto de aquél contra el cual se libró el cheque” (art. 24, inc. 3, in fine). Es el caso de un banco con diversas sucursales. El cheque se libra contra una de ellas. El beneficiario lo endosa a favor de otra sucursal; pero en ésta se puede desconocer la firma del librador o se puede ignorar la existencia de provisión de fondos, razón por la cual no paga, sino que lo recibe para realizar la gestión correspondiente ante la sucursal girada. Por ello, el endoso a favor del banco, en este caso, no vale como recibo. Tampoco sirve para la trasmisión de la propiedad, ya que se trataría de un mero endoso para la cobranza.

2. Segunda hipótesis

El banco girado recibe el cheque del librador o del endosante, en pago de una deuda de cualquiera de ellos. Tal como expresamos anteriormente, cuando el cheque se extiende o se endosa a favor del banco girado que es, a la vez, acreedor del librador o endosante, se produce una compensación de los créditos recíprocos y su extinción. El cheque no puede ser retrasmitido por el endoso, porque el crédito que él contiene se ha extinguido por compensación.

C. ¿Quiénes pueden adquirir carácter de endosatarios?

Puede endosarse el cheque a favor de cualquier tercero, con quien el endosante tiene relaciones extracartulares que suponen obligaciones que se pretenden extinguir con la entrega del cheque en propiedad.

Puede endosarse a favor del propio banco girado (art. 8, inc. 8) . En este caso se produce la confusión de calidades del banco girado con beneficiario, de igual modo y con similares efectos que en el caso de que se libre un cheque a favor del propio banco girado.

Esta previsión no fue adoptada específicamente para los cheques en el Decreto Ley 14.412; pero existe en el Decreto Ley 14.701 una norma que es aplicable a los cheques. Se trata del artículo 63 que dice así: “El endoso podrá hacerse inclusive a favor del librado, haya aceptado o no, del librador o de cualquier otra persona no obligada. Todas estas personas podrán endosar la letra de nuevo“.

La Ley de Ginebra, en su artículo 14 establece que el endoso puede hacerse en provecho del librador o de cualquier otro obligado, quienes pueden volver a endosar. En consecuencia, es lícito endosar un cheque a favor de cualquiera de los obligados, librador o endosantes. El endosatario o portador de un cheque, que por una relación extracambiaria, ha recibido el contravalor correspondiente del cheque, de cualquiera de los obligados a su pago, puede restituírselo mediante el correspondiente endoso.